sábado, 13 de febrero de 2016

Los Madariaga de Busturia

Reproducción literal del Diccionario Hispanoamericano de Heráldica, obra monumental de la familia Mogrobejo.

Hasta once lugares diferentes denominados Madariaga hay en Gipuzkoa y Bizkaia, sin que pueda determinarse de una manera cierta cuál fue el que dio origen al linaje del mismo nombre. Se consideran como muy antiguos los de Madariaga de la anteiglesia de Busturia, de la Merindad de Busturia, y Madariaga de Muxica, de la Merindad de Busturia (Vizcaya), y los de Madariaga-Azpicoa y Madariaga-Gabaicoa, en el término de Azkoitia (Gipuzkoa). 

Algunos genealogistas dicen que en la anteiglesia de Muxica, en Bizkaia, y en su barrio denominado de Madariaga, fue donde radicó el primitivo solar del linaje, pues uno de sus primeros y principales pobladores comenzó a llamarse así y edificó una casa fuerte con foso y contrafoso, muralla y contramuralla. De dicha casa salían para tomar parte en las luchas banderizas, siendo la de Madariaga una de las principales del bando Oñacino. 

En una de las incidencias de esas luchas de bandos, fue asaltada e incendiada por los gamboínos. Entonces los Madariaga se trasladaron a Busturia, donde edificaron otra casa análoga a la destruida. 

Otros solares de Madariaga bizkaínos hubo en el término de Arrieta; en Zaratamo y Deusto, esta última casa fue de Parientes Mayores. También en Durango existe otra casa solar de Madariaga que es armera y pertenece a una rama distinta del linaje. 

De la casa de Busturia procedió la rama que pasó a Gipuzkoa, estableciéndose en Antzuola, donde construyó una tercera casa solariega que, en 1664, se encontraba aislada en un cerro, cercada y trabajada, mitad de piedra y mitad de madera, viéndose sobre su puerta principal el escudo de armas que más adelante describiremos. El lugar del emplazamiento de esta casa se llama barrio de Basalde. 

Los Madariaga bizkaínos también poblaron en Azkoitia, en un lugar que se llama Madariaga o Iztarriz. 

Entre los vasallos citados en el Albalá que en 1416 dirigió el Rey Don Juan de Castilla a los nobles de Bizkaia, figura Ramiro de Madariaga, y en el cuadro de Francisco de Mendieta que reproduce la ceremonia de la Jura de los Fueros de Vizcaya por el Rey Don Fernando "el Católico" (que se conserva en el Museo de Bellas Artes de Bilbao), y cuya ceremonia tuvo lugar en Santa María la Antigua, junto al árbol de Guernica, el 30 de Julio de 1496, está representado con su escudo Rodrigo Ibáñez de Madariaga, como uno de los Parientes Mayores de Vizcaya. 

Entre los más famosos de este linaje que citan las historias, se cuenta a Pedro de Madariaga, que acompañó al Rey Don Fernando III "el Santo", en el asalto de Baeza y conquista de Sevilla, cayendo prisionero de los moros en Sevilla, por hallarse herido. Fue atado a las aspas de un molino de viento y sirvió de blanco a las saetas de sus atormentadores. El Rey San Fernando le concedió enterramiento en la mezquita, ya convertida en Catedral, y en ella se encontraba su sepulcro junto a la sacristía. En la losa que lo cubría se leía este epitafio: "Aquí yace el fuerte Pedro Madariaga, caballero vizcaíno, que murió cual San Andrés, en aspa, con muchas flechas que los moros le tiraban e esto foy en la toma de Sevilla". 

Toma de Sevilla por Fernando III en 1248

La citada piedra con el epitafio desapareció al ser reedificada la sacristía en tiempos de Don Felipe IV. Hijo del mencionado caballero fue Garci Madariaga, que acrecentó sus armas antiguas en la forma que luego diremos. 

Posteriormente se hizo digno de mención histórica… 

I.- Ramiro de Madariaga, primero del nombre, que sirvió valerosamente al Rey Don Pedro I "el Cruel", muriendo en la defensa del Castillo de Murviedro, cuando en 1365 lo sitió el Rey Don Pedro IV de Aragón. Su hijo: 

II.- Ramiro de Madariaga, segundo del nombre, siguió las mismas huellas, tomando parte en el auxilio del Rey Don Juan I de Castilla por los años de 1385, en sus guerras contra los infieles. Le sucedió su hijo: 

III.- Ramiro de Madariaga, tercero del nombre, quien demostró su valor y constancia en tiempos del Rey Don Enrique III "el Doliente", por los años de 1402. Casó con una hija de Martín García de Areilza de Bermeo, y fue padre de: 

IV.- Ramiro de Madariaga, cuarto del nombre, que casó con una hija del célebre Gome González de Butrón, de la que tuvo como sucesor a: 

V.- Rodrigo Ibáñez de Madariaga, ya citado arriba. 

Nuestra fuente ahora es Javier de Ybarra y Bergé, en su “Escudos de Vizcaya”.

En la anteiglesia de Busturia tuvieron su residencia los Señores de Bizkaia y concretamente en el barrio de Altamira, donde según Juan Eustaquio Delmas en su “Guía de Vizcaya” existían en el siglo XIX las ruinas del Palacio de Gorritiz de Madariaga, que “se donó por Íñigo López y Toda su mujer, Señores de Vizcaya, al monasterio San Millán de la Cogulla el año 1070”.

Este Palacio no es la Torre de Madariaga que existe, reconstruida, en las proximidades de la carretera de Bermeo y de la que procedían los Caballeros del Hábito de Santiago en 1758 y 1759 hermanos Juan Antonio y Juan Ignacio de Madariaga Arostegui, Marinos de la Real Armada Española y el primero marqués de Casa Alta.

En el siglo XX – narra Javier de Ybarra y Bergé - vendieron los Casa Alta la Torre de Madariaga, a la familia Albiz. 

Cambiamos ahora de fuente, y nos servimos de la monografía “Busturia”, de Cipriano Ramos Larriba.

Escudo de los Madariaga de Busturia: En campo de sinople, cuatro bandas horizontales de oro; en los tres espacios del fondo de sinople, tres veneras de oro en cada uno; en punta, ondas de agua de azul y plata; orla de gules y cuatro medias lunas de plata entreveradas con cuatro luceros de oro. Estos en las esquinas y las otras en el centro de los lados de la orla.



“Relacionado con los orígenes del Señorío de Bizkaia se hallaba el palacio de Altamira, que antiguamente se hallaba en la jurisdicción de Mundaka. Según fantásticas referencias, a finales del siglo IX lo habitaba una infanta de Escocia, la madre de Juan Zuría. Aunque parece poco probable la existencia de estos personajes, el palacio existió y estuvo habitado por algunos Señores de Bizkaia, como así lo confirman algunas donaciones hechas en Mundaka en el siglo XI. Según algunos historiadores, este castillo o palacio fue reedificado en el siglo X por Manso López, Señor de Bizkaia.

Las primeras referencias documentales que conocemos sobre Busturia nos hablan también del palacio de Gorritiz de Madariaga, donado por Íñigo López y su esposa Dª Toda al monasterio de San Millán de la Cogolla en sufragio del alma de su hijo Sancho Íñiguez.

La baja Edad Media bizkaína se vio profusamente afectada por las sangrientas luchas de bandos en que se vieron involucrados los más poderosos linajes del Señorío. Aquellos belicosos personajes vivían en torres o casas fortificadas construidas sobre montículos para dominar su entorno inmediato. En Busturia se han conservado las de Madariaga y Gordoniz.

Sobre el linaje de Madariaga se dice en las Bienandanzas e fortunas de Lope García de Salazar, que procedía del solar de su nombre, en Ugarte de Muxica, aunque sus dueños habían pasado a Busturia, siendo el primero del linaje Ramiro de Madariaga, cuyo descendiente Ramiro IV de Madariaga se casó en el siglo XV con una hija natural de Gómez González de Butrón. 

Los Madariaga pasaron a Axpe de Busturia cuando su casa fuerte de Ugarte, con foso y contrafoso, muralla y contramuralla, fue incendiada por los gamboínos. En Axpe construyeron otra semejante.

La Torre de Madariaga perteneció a los Madariaga, marqueses de Casa Alta y condes de Torre Alegre. Del matrimonio Madariaga-Arostegui nació Juan de Madariaga Arostegui, caballero de Santiago en 1758 y primer marqués de Casa Alta. Éste se casó con Isabel de Arzueta, de la que tuvo a Juan Felipe de Madariaga Arzueta, segundo marqués de Casa Alta. Al casarse con Petra Llano, segunda condesa de Torre Alegre, sus descendientes heredaron los dos títulos precedentes. 

Durante la guerra de la Independencia las tropas francesas estuvieron acantonadas en esta torre, como así lo prueban los libros de cuentas municipales. 174 días del año 1813 permanecieron en la torre…Actualmente esta torre se halla adosada a una construcción del siglo XVIII y se alza sobre un collado desde el cual sería fácil controlar sus inmediaciones. 

 Vayamos ahora a la filiación de los Madariaga de Busturia que pasaron a Andalucía.

El primero de los MADARIAGA que radicaron en la anteiglesia de Busturia (Bizkaia), y el primero que consta en el libro parroquial de Santa María de Axpe, que empieza en 1561, fue: 

I.- Rodrigo Ibáñez (o Joaniz) de Madariaga, casado en Busturia con Francisca de Larrea, de la que tuvo, entre otros hijos, a: 

II.- Andrés de Madariaga Larrea, natural de Busturia, que testó en Murueta, de la Merindad de Busturia, el 12 de Noviembre de 1686. Había casado en Lequeitio, en Bizkaia, el 14 de Mayo de 1634 con María del Puerto y Uribe, natural de Ea, en Bizkaia (hija del Capitán Domingo del Puerto y de María de Uribe). Fueron padres de Marí Urtiz, María Antonia y de los varones:

1.- José de Madariaga y Puerto, que sigue la línea. 
2.- Esteban Roque de Madariaga y Puerto, bautizado en Busturia el 16 de Agosto de 1640. Pasó a Indias y se estableció en la ciudad de Arequipa.
3.- Francisco Antonio de Madariaga y Puerto, bautizado en Busturia el 27 de abril de 1643. 

III.- José de Madariaga y Puerto, también documentado como José de Madariaga Uribe y Puerto, bautizado en Busturia el 7 de Junio de 1635, también pasó a Indias, estableciéndose en la ciudad de Arequipa. Fue Teniente General de la Armada de S.M. en el Señorío de Bizkaia. Testó en Busturia el 2 de Septiembre de 1704. Había contraído matrimonio en dos ocasiones: 

Primera boda de José: en Bermeo, el 12 de mayo de 1652, con María Purificación de Aroztegui Velendiz.

Segunda boda de José: en Bilbao el 25 de Marzo de 1666 con María Franquelin Redondilla, bautizada en Bilbao el 24 de Enero de 1640 (hija de Guillermo Franquelin Underhil y de María Sáez Redondilla Larrazabal). 

Hijo de este segundo enlace fueron ocho niños, de los que fueron varones:

1.- José de Madariaga Francolin (Bilbao, P. San Antón, b. 1667).
2.- Esteban de Madariaga Francolin (Busturia, n. 1669). 
3.- Pedro de Madariaga Francolin (Busturia, n. 1670).
4.- Ramiro de Madariaga Franquelin (Sukarrieta, n. 1673). Duda: la madre consta como María Franquelin Laredon.
5.- Andrés, que sigue esta línea.

IV.- Andrés de Madariaga Franquelin o Francolin, bautizado en Busturia el 24 de Noviembre de 1684, Teniente General de la Artillería de S.M. en el Señorío de Bizkaia, que figura en los Padrones de Nobleza de Busturia como Fiel Regidor en 1730 y 1736. Testó en Busturia el 18 de Enero de 1756. 

Había casado en Busturia el 30 de Noviembre de 1706 con Angela de Aróstegui y Urza, bautizada en Bermeo, Bizkaia, el 6 de Septiembre de 1682 (hija de Juan Ignacio de Arostegui Velendiz y de Ana María de Urza Arteaga, naturales de Bermeo). En el acta parroquial de esta boda al novio se le dice Andrés de Madariaga y Franquelin Larrazabal. 

De esa unión nacieron siete hijos, de los que fueron varones los siguientes: 

1.- Antonio José  de Madariaga Arostegui (Busturia, P. Asunción de Axpe, b. 2-IV-1708).
2.- José Antonio  de Madariaga Arostegui (Busturia, P. Asunción de Axpe, b.  24-IV-1716).
3.- Juan Ignacio de Madariaga Arostegui (Busturia, P. Asunción de Axpe, b. 28-IX-1717). Fue Capitán de Fragata de la Real Armada y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 24 de Octubre de 1758.
4.- Juan Antonio, que sigue esta línea ahora.

V.- Juan Antonio de Madariaga y Aróstegui fue bautizado en Busturia, P. Asunción de Axpe, el 16 de Junio de 1721. Fue Oficial segundo de los Oficiales de Marina, Caballero Maestrante de Sevilla, Director General honorario de la Real Renta de Correos Marítimos y Terrestres, Secretario de S.M, y Ministro en el Real de Hacienda, primer Marqués de la Casa Alta y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 24 de Octubre de 1758. 

Casó en La Graña (Galicia) el 13 de Noviembre de 1752 con Isabel de Arzueta y Erauso

Isabel había sido bautizada en La Graña (Galicia) el 6 de agosto de 1735. 

Era hija de José Antonio de Arzueta Martiano, bilbaíno, Capitán del Departamento de Marina de El Ferrol desde 1746, casado en Urnieta (Gipuzkoa) el 6 de enero de 1726 con Josefa Antonia de Erauso Azconobieta (Urnieta, b. 20-VI-1703, hija de Esteban y Josefa, ambos de Urnieta). 

Isabel era nieta paterna de Lorenzo de Arzueta, Capitán de Navío de la Real Armada desde 1730, casado en Bilbao, en 3-VI-1704 con Marta de Martiano, deustotiarra.

Juan Antonio de Madariaga falleció en Madrid el 9 de Octubre de 1799, dejando estos hijos: 

1.- Juan Felipe de Madariaga y Arzueta, que sigue la línea. 
2.- Isabel Ángela de Madariaga y Arzueta, muerta niña. 
3.- Andrés Hermógenes de Madariaga y Arzueta, también fallecido niño. 
4.- María del Carmen de Madariaga y Arzueta, que murió niña. 
5.- Clara Eugenia de Madariaga y Arzueta, que murió infante. 
6.- Cristina María de Madariaga y Arzueta, fallecida en la infancia. 

VI.- Juan Felipe de Madariaga y Arzueta, bautizado en El Ferrol (La Coruña) el 25 de Abril de 1753, fue segundo Marqués de Casa Alta, Conde de Torre Alegre, Capitán de Milicias Urbanas de Cádiz, Maestrante de Sevilla, Administrador Principal de los Correos de Cádiz y Caballero de la Orden de Carlos III, en la que ingresó el 18 de Julio de 1789. Contrajo matrimonio en Cádiz el 30 de Agosto de 1772 con Petronila Sebastiana de Llano y Fernández, bautizada en Buenos Aires el 21 de Enero de 1756, que testó y falleció en Cádiz (hija de Francisco Antonio de Llano y San Ginés, natural de Galdames, en Vizcaya, primer Marqués de Torre Alegre, y de María Francisca Fernández de Silva, natural de Buenos Aires. De esta unión nacieron: 

1.- Juan Antonio Francisco Rafael de Madariaga y Llano, que seguirá esta línea en VII. Fue III marqués de Casa Alta.
2.- María Rafaela de Madariaga y Llano, bautizada en Cádiz el 11 de Octubre de 1788, que casó en San Fernando el 30 de Octubre de 1816 con José de Chinchilla y Víctor, bautizado en Cádiz en Julio de 1789 (hijo de Miguel de Chinchilla y Varona, natural de Ronda, en Málaga, y de Juana de Dios Víctor y Polo). Fueron padres de: 
2.1.- José de Chinchilla y Madariaga, bautizado en Algeciras (Cádiz) el 25 de Diciembre de 1817, que fue cuarto Marqués de Casa-Alta (de 1859 a 1875) y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó en 1865. Se unió en matrimonio con María de la Concepción Paz y Tamariz. Con sucesión, en la que se conserva este título. 
Los siguientes marqueses de Casa Alta fueron:
V marqués/a (de 1877 a 1894): María de los Dolores Chinchilla y Paz.VI marqués (de 1897 a 1921): Carlos Sánchez de Neyra y ChinchillaVII marqués (de 1981 a 1994): Rafael de Madariaga y Heredia.VIII marqués (de 2000 a hoy): Manuel Martín de Madariaga.   
3.- José Rafael de Madariaga y Llano, nacido en Cádiz el 13 de Enero de 1797, Oficial segundo del Cuerpo del Ministerio de Marina, casado en 1819 con Rita de Casas y Nieves, natural de San Fernando (hija de José Manuel de Casas y de Rita de Nieves y Cayón, natural de Cádiz). 
4.- María Francisca de Madariaga y Llano, casada con José Alvarez de la Campana.
5.- Mercedes de Madariaga y Llano, que casó con Cristóbal de Castro. 
6.- Francisco José de Madariaga y Llano, que pasó a América. 

VII.- Juan Antonio Francisco Rafael de Madariaga Llano, bautizado en Cádiz el 14 de Diciembre de 1773, Seminarista en el de Nobles de Madrid, tercer Marqués de Casa Alta (tal como hemos visto arriba) y Conde de Torre Alegre. En su esposa Antonia Castillo Sánchez Sánchez, tuvo a: 

VIII.- Rafael de Madariaga Castilla, que contrajo matrimonio con Antonia Fantoni, natural de Sevilla. No debió tener sucesión y murió antes que su padre, puesto que el marquesado pasó a su primo José Chinchilla de Madariaga, del que fue cuarto poseedor.

Sabemos que sí tuvieron sucesión, por lo menos un hijo: Rafael de Madariaga Fantoni, abuelo de nuestra abuela Beatriz de Madariaga García.

viernes, 12 de febrero de 2016

Un antepasado inglés: William Franklin

Cuando remontas varias generaciones en la familia no es extraño ir encontrando antepasados de diferentes nacionalidades.

En nuestra familia no podía ser menor, tenemos italianos, ingleses, franceses, y quien sabe que más iremos descubriendo.

Os cuento aquí un poco de nuestro antepasado Guillermo Franquelin Underhill, también conocido como William Franklin.

Nació en Harrold, Bedfordshire, Inglaterra, el 21 de enero de 1610. Hijo de Thomas Franklim (1580) y Magdalena Underhill (aprox. 1580).

Destacado comerciante residente en la villa de Bilbao, se le cita como proveedor de un navío, procedente de Inglaterra, con mil fanegas de trigo en respuesta a la gran carestía de avituallamiento que estaba sufriendo el señorío de Vizcaya en 1631.

Bilbao siglo XVII

Casó con Marina Sáez de Redondilla Larrazabal (nacida en Bilbao en 1609). Tuvieron 5 hijos: Juan Antonio (1633), Magdalena (1635), Tomás (1637), Marina (1639) y María (1640). Esta última se casó con Joseph Nicolás de Madariaga y Puerto (1635-1705).

De Marina Saez, su acta parroquial dice lo siguiente:

San Antonio Abad - Casco Viejo – Bilbao. “Marina de Redondilla y Larrazabal Agurto  06-10-1609. “En seis de octubre de mil y seiscientos y nueve, en Santiago, el Bachiller Martín de Arrieta, coadjutor de la Iglesia Parroquial de San Antón de la Villa de Vilbao, con mi expresa licencia bautizó a una niña que se le puso por nombre Marina, hija legítima de Bernabé de Redondilla y de Mari Sáez de Larraçabal; fueron padrinos Domingo Abad de Vrieta y la viuda de Jacobe de Agurto. Don Martín de Luxarra

Marina se casó bajo jurisdicción de su parroquia natal de San Antón, año 1630:

“En Velosticalle, en las casas de Mari Sáez de Larraçabal, a ocho de diciembre de 1630” casaron “Guillermo Franquelin, inglés” y Marina Sáez de Redondilla Larraçabal, hija de Bernabé de la Redondilla y de la dicha Mari Sáez de Larraçabal”.

Este Guillermo se apellidaba realmente Franklin Underhill y era hija de Tomás y Magdalena En las actas bautismales de sus hijos y nietos se escribe el apellido de Guillermo como Franquelin, Ondermill, Anderhill y UndeRhill. 

Por lo encontrado tuvo algún que otro encontronazo con la autoridad de la época. Cuentan lo siguiente:

"En 1635 se promueven en Bilbao autos criminales por Diego Vélez de Echabarri, cabo de la calle Belosticalle contra Guillermo Franklin, inglés, vecino de Bilbao, sobre escándalo dado por éste por no querer hacer muestra de armas ante las autoridades de la villa como el resto de los vecinos de la citada calle.

La historia que cuenta la causa criminal que el corregidor vizcaíno siguió en 1635 contra Guillermo Francolin, en realidad William Franklin, protestante renegado de origen inglés y avecindado en Bilbao como respetable cabeza de familia.

El renegado inglés, plenamente integrado en la sociedad bilbaína de la época, acudió como todos los vecinos de la villa a presentar sus armas a los cabos de la escuadra de Belosticale para que estimasen si estaba en condiciones de prestar el servicio militar al Rey que se exigía de todos aquellos nobles hidalgos comerciantes, criados, zapateros, carpinteros y un largo y escandaloso -para el resto de europeos de la época- etcétera. 

Sin embargo, les objetó que sólo mostraría sus armas y municiones al corregidor del Señorío. Esto, naturalmente, ofendió a los cabos elegidos para mandar aquella sección de la milicia cívica bilbaína. Igual que el tono descortés con el que el renegado les habló. Uno de ellos, Diego de Echavarri, quiso pegarle para vengarse de aquella injuria. Bastó con eso para que Guillermo Francolin se decidiera al fin a mostrarles parte de su panoplia sin esperar al corregidor. Se trataba concretamente de su espada, que desenvainó a la altura del cantón de Belosticale para batirse con un no menos decidido Diego de Echavarri que también echó mano a la suya.

En el año 1638 se produce una denuncia contra Guillermo Francolín, mercader inglés, vecino de Bilbao, por comerciar con los rebeldes holandeses”.

Blasón de Francklin


domingo, 3 de enero de 2016

El origen de los Madariaga

Presumiblemente, éste sea de todos nuestros apellidos en el que consigamos remontarnos más en la historia. En parte, porque entre los Madariaga surgieron títulos nobiliarios (marqués de Casa Alta y conde de Torre Alegre), y en parte, porque ha perdurado hasta nuestro días una construcción que edificaron allá por el siglo XV. Concretamente se trata de la Torre de Madariaga en Busturia (Vizcaya), hoy Centro de Biodiversidad de Euskadi.

Torre Madariaga en Busturia (Vizcaya)
En la web de Urdaibai Reserva de la Biosfera, cuentan con bastante detalle el origen de nuestro linaje Madariaga: Historia linaje Madariaga

Y si nos interesan los detalles arquitectónicos del palacio de nuestros ancestros, también es interesante leer un informe sobre su restauración: Estudio arqueológico de la Torre de Madariaga

El como dejó de estar en manos de algún Madariaga y pasara a ser edificio público es algo que habrá que averiguar.

Es sin duda una de las torres militares más antiguas del Vizcaya, probablemente surgiría sobre le siglo XIV o XV en el contexto de luchas entre los gamboinos y los oñacinos.

En una web sobre la leyenda del primer señor de Vizcaya se menciona a dicha Torre:

"La única documentación escrita, nos habla de la Torre de Madariaga de la familia oñacina del mismo nombre, que está situada en lugar predominante en una loma desde la que se dominan amplias perspectivas como el estuario de a ría de Mundaka-Gernika o Urdaibai, la cual es muy apta para ejercer el control físico del territorio y su explotación económica, y que podría ser una de las casatorre originaria de los primeros gobernantes bizkaínos dentro del reino de Pamplona-Nabarra; se sabe que en el año 1070 Iñigo López, señor de Bizkaia bajo el reino de Pamplona-Nabarra y su mujer la princesa nabarra doña Toda, donaron al monasterio nabarro de la Rioja de San Millán de la Cogolla en sufragio de su hijo Sancho Iñiguez: “in Gorrikiz illos palacios de Madariaga cum ovni pertenentia, terras, et manzanares (…)” (los palacios de Madariaga con sus pertenencias, tierras y manzanares). En Gorrikiz, hoy Gorritiz, llamada también Torre de Urdaibai, del reloj o del “perejil” (“Gernikazarra historia taldea”)."

En la web que antes comentaba, enlazan a los originarios Madariaga de Busturia con los del título de marqués de Casa Alta. Este tramos de nuestro árbol genealógico aún no lo tenemos completado... habrá que comprobarlo!

Lo que sí está claro es que hay diversas ramas de Madariaga, y varias de ellas tuvieron "Torre de Madariaga". Así se cita, por ejemplo en el estudio genealógico de la casa de Basabe en Deusto (marqueses de Miralrío y de San Dano). Aquí se indica que la Casa Solar de Basabe estaba junto a la Torre Madariaga en Deusto, la cual no tiene nada que ver con nosotros. De hecho, habla de como la Casa Madariaga se unió a la de Basabe a finales del siglo XV y desde entonces es una sola familia, la de Basabe de Madariaga.

Presumiblemente todos tuvieran el mismo origen y se fueran repartiendo por el territorio a lo largo de las sucesivas generaciones.

En el cuadro original del pintor Francisco Vázquez de Mendieta, que representa la Jura de los Fueros de Vizcaya por Fernando el Católico en 1493, está pintado el escudo de Madariaga. Lleva el pintoresco mote "Soy una sola venera que espera - no el precio de mi memoria - pues no tiene igual, sino se muda esta espera."

Quizás se refiere esta leyenda a Pedro de Madariaga, conquistador de Sevilla, que acompañó a Fernando el Santo en el cerco y conquista de la ciudad, y preso de los musulmanes, fue atado a las aspas de un molino y sirvió de blanco a las saetas de los cristianos.

El caballero que porta un escudo con estas armas en el cuadro de Mendieta, es don Pedro Ibánez de Madariaga, de la casa oriunda de Ugarte de Múgica y establecido luego en Axpe de Busturia y después en Deusto.

Cuadro de Francisco Vázquez Mendieta
¡¡¡Cosas de la historia!!




lunes, 28 de diciembre de 2015

Mi abuela Luisa Bartús Loreto (1ª parte)

En una de las primeras entradas de este blog hablábamos que mi abuelo Juan Bocardo de Madariaga se quedó viudo con poco más de 20 años. Después de algunos años volvió a contraer matrimonio, lo hizo con Luisa Bartús Loreto, la única abuela que recuerdo. Sus últimos años de vida pasamos de llamarle abuela a llamarle "bisa", ya que llegó a conocer a varios bisniestos. Aquí la vemos con mi hijo mayor, Alejandro.

Mi abuela Luisa con Alejandro

Luisa Bartús Loreto nació en Cádiz el  20 de octubre de 1911. Murió a los 92 años de edad, el 8 de marzo de 2004.

Hija del empresario y político Eduardo Bartús Lobato (1870-1936) y de Luisa Loreto Cortés (nacida en Jerez de la Frontera, y fallecida el 10 de enero de 1915).

Era la más pequeña de 8 hermanos (Maruja, Luis, Eduardo, Carlos, José, Angeles y Emilio).

Aunque nació en una familia de la burguesía gaditana, las vicisitudes de aquellos años le hizo pasar (como a la mayoría de su generación) unos duros años de juventud.

Su madre falleció cuando Luisa sólo contaba con 4 años, desde entonces fue la hermana mayor, Maruja, la que se hizo cargo de los hermanos.

Su padre, Eduardo Bartús Lobato, era hijo de José Bartús Sola (fallecido en 1911) y de Carmen Lobato Aldecoa ( fallecida en 1906). No conoció, por tanto, a ninguno de sus abuelos paternos. 

Su padre heredó el negocio de sombreros del abuelo.  José Bartús Sola tenía dos hijos más: José y Mª Carmen. La tía Carmen casaría con Carlos Ravello y Aldecoa (1859-1938), Profesor de Náutica. De su tío José sólo sabemos que murió sobre 1932.

Ya en el Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración (1886, nº 17) de Cádiz, figuraba "Sombrereros: Bartus (José), Manzana, 1." 

También en Boletín del Colegio Pericial Mercantil de Cádiz de octubre de 1909 figuraba un anuncio de la sombrerería del abuelo de Luisa.

La fábrica de sombreros de Eduardo Bartús tuvo varias ubicaciones y socios, así lo hemos podido constatar en la publicación "Cádiz por dentro":









Paralela a su vida de comerciante, Eduardo Bartús participaba activamente en la vida política. Así lo demuestra que con tan sólo 14 años firmara junto a otros muchos alumnos del Instituto Provincial de Cádiz una carta a favor de la libertad de cátedra (carta dirigida al director del periódico El Globo, fechada en Cádiz el 21 de noviembre de 1884), y recogido en la siguiente publicación:



Ya con 41 años, y establecido como fabricantes de sombreros, se inició como masón.  En el Boletín Oficial del Grande Oriente Español de 29 de julio de 1912 (publicación sobre la masonería), se anuncia la solicitud de iniciación de Eduardo Bartús Lobato.




Para más información sobre la masonería consultar el enlace: Gran Logia de España

Al poco de quedar viudo, Eduardo Bartús volvió a casarse. De dicho matrimonio tuvo tres hijos: Ana, Guillermo y María. 

Éste hecho parece ser que no agradó mucho a los hijos de primer matrimonio y supuso una ruptura casi total en las relaciones entre ellos.

En años posteriores, ya con la Segunda República instaurada, Eduardo Bartús pasa a ser representante  de ayuntamientos (al menos hay constancia de que lo era del de Puerto Serrano en 1933) en la Diputación Provincial de Cádiz.

Fue fusilado el 18 de diciembre de 1936. Según consta en el sumario, bajo la acusación de masonería ("Sumario 796-45 contra Eduardo Bartus Lobato por delito de masonería"). Según consta en la documentación consultada, fue fusilado en los alrededores de la Plaza de toros. 

El 15 de septiembre de 1936 se publicó un primer decreto contra la Masonería, cuyo primer artículo dice así: «La Francmasonería y otras asociaciones clandestinas son declaradas contrarias a la ley. Todo activista que permanezca en ellas tras la publicación del presente edicto será considerado como reo del crimen de rebelión». Pero en esa fecha, muchos masones españoles habían sido ya fusilados.

Mi abuela contaba que su hermano Emilio consiguió que le autorizaran poder visitar a su padre el día antes de su fusilamiento. Fue el último familiar que lo vio con vida.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Juan Antonio de Madariaga, primer Marqués de Casa Alta

Muchas veces el destino nos depara sorpresas. Cádiz en el siglo XVIII era polo de atracción de diversas corrientes migratorias, tanto nacionales (vascos, navarros, ...) como extranjeros (genoveses, franceses, ...). 

Ese fue el destino de nuestra familia: un genovés que llegaba a primeros del siglo XVIII buscando mejor forma de vida, y un comerciante vasco que hacía lo propio. Quizás hasta coincidieron en algún punto de la ciudad. Lo que no pasaría por sus cabezas, sin duda, es que dos siglos después sus descendientes formarían con su unión, la familia Bocardo de Madariaga.

Grabado de Cádiz siglo XVIII

Según nos relata el estudio "Una comunidad de comerciantes: navarros y vascos en Cádiz. (Segunda mitad del siglo XVIII):

"En el último cuarto del siglo XVIII llegaron a Cádiz los Madariaga. En primer lugar, en 1777 emigraron Juan Antonio y José Antonio Madariaga procedentes de Vergara, Guipúzcoa. Cinco años más tarde, Juan Ignacio Madariaga acudió a la llamada de sus hermanos."

Efectivamente, nuestro antepasado Juan Antonio de Madariaga y Aróstegui (Primer Marqués de Casa Alta) era uno de los cinco hijos de Andrés de Madariaga Franklin (1684-1747) y  Ángela de Arostegui Urza (1682-1755), familia acomodada de la burguesía vasca. 

Los cinco hijos fueron, María Ignacia (1709-1751), Juan Ignacio (1717-1771), Juan Antonio (1720-1797), José Antonio y Ana María.

En 1777 llegan a Cádiz Juan Antonio y José Antonio, en 1783 llega Juan Ignacio (famoso capitán de navío).

Sobre Juan Antonio, el libro referenciado comenta "Afincado en Cádiz, ocupó plaza como oficial de la clase de segundos de la Contaduría principal de Marina. Un poco más tarde, se hizo cargo del manejo y la administración del Oficio de Correo y Postas de Cádiz. En 1758 tomó el hábito de la Orden Militar de los caballeros de Santiago. Desde entonces se hizo cargo del cuidado de los derechos y patrimonios de la Casa Ducal de Arcos, en sus dominios territoriales de la Isla de León. Alcanzó el puesto de procurador mayor del cabildo gaditano. Finalmente obtuvo el título de marqués de Casa Alta".

A lo largo de su trayectoria política en Cádiz ocupo diversos cargos municipales: en 1770 Procurador Mayor, en 1779 Diputado del Común, en 1789 Procurador síndico personero (procurador que se nombraba por elección en los pueblos, y principalmente en aquellos en que el oficio de procurador síndico general era perpetuo o vitalicio), en 1792 Regidor electivo.

Es de reseñar que un grupo de individuos acapararon estos nuevos puestos; incluso es frecuente encontrar en los mismos cargos a los hijos, a pesar de que se accedía a ellos por medio de elecciones. Respecto al origen socioeconómico de los nuevos integrantes del Ayuntamiento gaditano, aunque estas elecciones ofrecían la oportunidad de que el pueblo participara en su órgano directivo, la evolución del cargo de procurador síndico personero demuestra que un grupo muy selecto de personas ocupó este oficio, la mayoría de los cuales procedía del mundo de los negocios. Además, hay que precisar que se trataba de la élite de los hombres de comercio, ya que cualquier comerciante no tenía acceso al cargo. Dentro del grupo de personas que ocuparon este asiento, dos consiguieron títulos nobiliarios al final de sus carreras: Landaburu y Madariaga.

Juan Antonio Madariaga, además de comerciante, era el Administrador General de los Oficios de Correos y Postas. Tenía contratados seis criados, lo que demuestra su capacidad adquisitiva.

En otro estudio consultado se comenta lo siguiente: 

"El Administrador de Correos de Cádiz en 1764 era Juan Antonio de Madariaga Aróstegui. Nacido el 16 de Julio de 1721 en la ante iglesia de Axpe de Busturia, perteneciente al señorío de Vizcaya, había contraído matrimonio en La Graña el 13 de Noviembre de 1752, trasladándose a Cádiz el siguiente año, ostentando el cargo de Oficial de la Contaduría Principal de Marina. El 3 de Febrero de 1755 se le encomendaba el Oficio de Correos y Postas de la Ciudad de Cádiz, y a partir de 1764 se encargó, además, de los derechos y patrimonios de la Casa Ducal de Arcos en la Real Isla de León.

El primero de estos cargos tenía especial significado. Aparte del objetivo primordial del Estado de conseguir una eficaz transmisión de órdenes, el aporte de datos que recibía el hombre de negocios a través de su correspondencia resultaba vital para el ejercicio de la actividad mercantil, constituyendo el canal de mayor significación para el conocimiento de los hechos que posibilitaran la planificación de sus proyectos. Por tanto, en una plaza como la ciudad de Cádiz tendría ese puesto una singular relevancia.

Juan Antonio lo desarrolló hasta el año 1786, en que pasaba a ser ejercido por su hijo Juan Felipe de Madariaga Arzueta. Durante estos años consiguió ser distinguido con el hábito de Caballero de Santiago en 1758 y con el título de marqués de Casa Alta el 16 de Febrero de 1775. Concedido por el rey Carlos III.

Su sucesor, nacido en la Graña en el año 1753, contrajo matrimonio en 1771 con Petronila de Llano Fernández, hija de Francisco de Llano San Ginés, conde de Torre Alegre, llegando a ostentar los títulos de su padre y de su suegro, además de conseguir el reconocimiento del monarca con la concesión, en 1789, de la Cruz de Carlos III. Gestionó la Administración de Correos de Cádiz entre los años 1787 a 1798, en que pasa a figurar como titular Antonio Ruiz de Mendoza hasta el fin del período considerado."

En el estudio "Comercio con América y títulos de nobleza: Cádiz en el siglo XVIII", explican la obtención de títulos nobiliarios. Perfectamente podría estar aludiendo al caso de nuestro antepasado Juan Antonio.

"El camino hacia la nobleza.

El tráfico comercial con América proporcionó los méritos, y sobre todo, los capitales suficientes para que personas relacionadas con él pudiesen iniciar un proceso de ascensión social que, en muchos casos, culminaba en la obtención de un título de nobleza.

El éxito en los negocios solía marcar el inicio de este proceso, que pasaba por unas etapas. Paso previo imprescindible era el reconocimiento de hidalguía. En el caso de los vascos la totalidad prácticamente de la población era hidalga, sólo debían ser admitidos como tales en las poblaciones donde se instalaban."

Sin duda, la sólida posición económica de Juan Antonio de Madariaga como comerciante con América, fue su principal baza para obtener la concesión de título de Marqués de Casa Alta por el rey Carlos III.

Antes del título de marqués lo fue de Vizcondado previo de Solares (como vizcondado previo se conoce a cada uno de los títulos de vizconde otorgados por reyes españoles antes de conceder dignidades de conde o marqués a los agraciados, esto como mandato del rey Felipe IV de España. Estos vizcondados se suprimían al mismo tiempo en que un título de conde o marqués era entregado a la misma persona beneficiada. El origen del mandato de vizcondados previos se debería principalmente a una cuestión de índole económica, ya que los impuestos recaudados tras esta regla aumentarían.

El 15 de octubre de 1631 Felipe IV ordena que no se despache ningún título de conde o marqués sin antes haber pagado la suma de setecientos cincuenta ducados por un título previo de vizconde que automáticamente debería dejar de existir.

Estos títulos no están acompañados del disfrute de rentas con las que mantenerlos, de manera que llega un momento en que los descendientes no pueden seguir sosteniéndolos. Quizás este fuera el caso de los descendientes de Juan Antonio, de hecho, abandonan pronto uno de los títulos (el de Conde de Torre Alegre). 

Y quizás, el no poder hacer frente al sustento que había que pagar a la Real Hacienda por mantener el mismo, supuso que no siempre lo ostentara el legítimo heredero, sino él que tuviera los recursos económicos necesarios para ello.

Nobles en el siglo XVIII



El apellido Madariaga

Apellido vasco de origen toponímico, relativamente frecuente y repartido por España, si bien se registra, sobre todo, en al provincia de Vizcaya, procedente del topónimo Madariaga, nombre de una población de Guipúzcoa y otra de Vizcaya, cuyo significado es el de “peral”. 

Sus más antiguas casas fueron la de Madariaga de Muxika, en Güernica (Vizcaya), y las de Madariaga-Azpikoa y Madariag-Gabaikoa, en Azkoitia (Guipúzcoa). Los Madariaga de Muxica, considerados los más antiguos de todos, edificaron una casa fuerte con foso y contrafoso, y participaron en las luchas de su época, siempre de parte del bando Oñacino. Dicha casa fue incendiada por los gamboínos, trasladándose los Madariaga a Axpe de Busturia, donde edificaron otra similar a la destruida.

De los Madariga de Anzuola procede la rama que pasó a Sevilla y de la que descienden los Marqueses de las Torres de la Presa y los de Villafuerte y los Condes de Casa Galindo y de Pestagua. Ante el Corregidor del Señorío de Vizcaya hicieron información de nobleza numerosos Madariaga, y otros lo hicieron ante las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada. La antigüedad de este linaje se halla documentada en Sancho de Madariaga, vecino de Legazpi, en 1407; Juan Sánchez de Madariaga, vecino de Azkoitia, en 1484, y Juan de Madariaga, vecino de Gabiria, en 1462. 

Armas.- Unos Madariaga: De azur, cinco roeles jaquelados de oro y gules, en sotuer, y entre ellos, cuatro estrellas de oro. Bordura de oro, con ocho eslabones de cadena, de azur.


lunes, 14 de diciembre de 2015

Desde el primer Marqués de Casa Alta hasta nuestros días

Desde pequeños, siempre hemos escuchado en casa que un antepasado nuestro fue un noble. Y así es, Marqués de Casa Alta y Conde de Torre Alegre son dos títulos nobiliarios que en su día ostentaron un familiar nuestro. 

Hoy os voy a llevar desde ese primer Marqués hasta nuestra abuela (o bisabuela para algunos) y en entradas posteriores os cuento un poco de cada uno de esos antepasados.